La creatividad y su generación de riqueza

—Cuando se habla de la creación tiene un sentido de liberalización—   

El provocar esa liberación es generar algo más allá de lo que comúnmente se produce, superando paradigmas establecidos.

En el contexto social en el que vivimos la educación refleja un ejercicio de repetición más de creación, si, se repiten las formulas y los patrones, dejando poco o nulo espacio para el desarrollo personal.

Afortunadamente ya existen programas que a través de metodologías como la lluvia de ideas, los siete sombreros para pensar, Lego el juego serio y  storytelling se puede iniciar un proyecto con características definidas con alto contenido a través de su prototipado. Esta tendencia del DESIGN THINKING pueda ahondar el experimentador a través de sus manos, imaginar, y prototipar con una masa simple. Este tipo de enseñanzas  es  una revolución para los adultos que han aprendido a no desaprender.

Típicamente hemos estudiado en las  escuelas formales donde no hay más que escuchar a un profesor, si, sólo escuchar y tímidamente preguntar.  Esta iniciativa no está sola, viene acompañada de una coyuntura y de la fuerza de voluntad de personas que estamos no sólo detrás del escritorio o rayando un pintarrón, lo que se está haciendo es cultivar en la mente de un mayor de edad su capacidad creadora como cualquier artista o genio del pensamiento, la única diferencia son las miles de horas empleadas para el desarrollo y el pulimiento de ese talento.

No todo es estudio, aulas o cursos (presenciales o en línea). Afortunadamente  tenemos el sentido común como una sabiduría que hace al individuo no perecer en su integridad y dar un rumbo con mayor razón aunque parte de la experiencia sea errar el tiro. La Cultura del fracaso es una forma de saber que se puede seguir intentando y fallar, una y otra vez, sólo que cada fallo debe ser más rápido y proporcionalmente más barato al pasado y así sufrir la enseñanza para retomar el vuelo.

 

 

 

¿Creer por creer?

No sólo eso, es creer, porque al final nuestras creencias son el gancho y palanca para abrir y cerrar puertas. El creer que podemos trabajar  con la idea de que existen creencias limitantes y que a través de nuevas formas y experiencias podemos moldearlas para un mejor proyecto de vida. ¿Qué podemos hacer a través de la creatividad? Usar herramientas, y no sólo eso saber cuál y en qué lugar. La forma en lo que lo hacemos en el ámbito profesional y personal es la historia que ya estamos contando.

 

 

 

Ignacio González Cervantes

CEO Evolutivos

@huguignacio

@evolutivosmx